Dejar de fumar y la ansiedad.




La ansiedad que se produce al dejar el tabaco tiene dos orígenes: el físico y el psicológico.
Empecemos por el físico.
Este tipo de ansiedad, conocida como "mono", se produce al eliminar la nicotina del cuerpo. La nicotina ,es después de la heroína, la droga más adictiva, y un claro ejemplo de eso es la cantidad de gente que fuma, por tanto no debemos menospreciarla.
Aun siendo la nicotina uno de los productos más adictivos del mundo su eliminación es ,dentro de lo que cabe, rápida. A los 3 o 4 días la nicotina desaparece totalmente del organismo. Por tanto a partir de ese momento, no existe mono físico significativo. A los tres o cuatro días el cerebro ya empieza a general por sí solo esas pequeñas particulitas que nos ayudan a sentir placer. Por otra parte, el mono físico suele ser leve y molesto, como si se tuviera hambre y no te dejaran comer.

Sobre la ansiedad de origen psicológico.
Prácticamente la ansiedad psicológica se produce cuando uno piensa en el futuro. De hecho, si uno esta concentrado haciendo una tarea presente, no tiene ansiedad. La ansiedad se produce al intentar prever y controlar lo que va a pasar. Para ello, uno se hace una idea de como será el mañana sin fumar (esta idea a veces es tan rápida que uno no se da ni cuenta sino se esta atento). Entonces el proceso mental es creerse que uno no podrá aguantar tal situación sino fuma. Por supuesto, esa idea de que necesita fumar se la ha creado uno mismo gracias a la experiencia, gracias a que una vez pasó ese mal trago fumando, y si lo pasó una vez con la ayuda del tabaco lo pasaría otra vez.... Por otra parte, en las situaciones de estrés anteriores, el fumador se ha dado cuenta que el tabaco le proporciona cierta seguridad, le reduce la ansiedad, por eso confía en el cigarrito. Pero la ansiedad que le quita es simplemente el hambre de nicotina que tiene el cuerpo.
La mente es insegura, es de naturaleza insegura, es su función. Tiene que ser insegura para poder haber sobrevivido a lo largo de la historia. Sino, quien dice que no nos hubiera comido un león dientes e sable o pisado un Mamut.... En fin. Lo que hay que entender es qe en general la mente cuando piensa en el futuro lo hace intentando prever los posibles momentos que nos puedan dañar. Pero esto no es real. El hecho de que pensemos que nos es insoportable aguatar el mañana ( con odas las obligaciones) sin fumar, se basa en la idea equivocada de que el tabaco nos ayuda a recomponernos y seguir adelante. Pero eso es falso, y eso es lo que producen las drogas.
Por último, a quien quiera dejar de fumar, le quiero decir que yo llevo un año y medio sin fumar. Es posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario