Té verde para la ansiedad?

La L-teanina cuyo nombre se debe a que se encuentra en el té verde, es una sustancia que, aunque ahora se vende en herboristerías en japón se ha utilizado como para relajar y producir efectos tranquilizantes.

Se ha demostrado que tiene efectos beneficiosos para tratar la ansiedad, es un relajante que además te da energía. No es como otras sustancias o principios activos que aunque consiguen relajarnos, también producen cierta sensación de cansancio y modorra, no te deja sin fuerzas y puedes hacer frente a la situación.

Quizá te preguntes. Pero si estoy nervioso, ansioso y con los nervios a flor de piel, ¿no será perjudicial tomar cafeína?

Hay que tener en cuenta que la cafeína del té verde es cuatro veces menos que la de un café. Y de todas formas podemos hacer un pequeño truco para eliminar la cafeína, es muy sencillo:

Simplemente, debes hacer el té normal. Lo calientas y lo dejas 3 minutos. Luego retiras el gua y escurres el té. Pues con ese té ya utilizado, haces otro nuevo té. Esta vez, la cafeína ya estará disuelta y habrá desaparecido con el agua de la primera infusión.

Así que ya sabes, si tienes problemas de ansiedad o de estrés, puedes tomar té verde. Y si haces el truco para quitar la cafeína, puedes tomar las veces que quieras, hasta por la noche.

La avena.


Hay alimentos que por su composición irritan el sistema nervioso y alteran nuestro estado de ánimo. El sistema nervioso es una parte de nuestro cuerpo, que si tenemos ansiedad, ya se encuentra bastante alterada e incluso es posible que sea la causa que genere el nerviosismo. Pero también hay otros alimentos que tomándolos asiduamente, nos produce un efecto relajante. Alimentos que nos calmará la ansiedad y estabilizarán nuestro estado de ánimo.

Entre los alimentos que más relajan y tonifican nuestro sistema nervioso, encontramos la avena. La avena es un remedio de carácter "maratoniano", esto quiere decir que va a actuar a medio y largo plazo.  No hay que dudar de su eficacia si los primeros días no sentimos mejora. De hecho, con forme vayan pasando los días, comprobarás que la avena es beneficiosa para prácticamente todos los trastornos del sistema nervioso: ayuda a reponerse del agotamiento nervioso, mejora el sueño intranquilo y ayuda a superar la astenia y apatía.

Hay pan de avena, se puede añadir a yogures, leche o simplemente agua, galletas, y combinado con otros cereales. También se puede moler y agregarla a la carne molida en la preparación de las albóndigas y otros usos más que los expertos culinarios están desarrollando para diversificar los menús. Es muy bueno combinarla con fruta.

La ansiedad es un problema individual.

Tomar la ansiedad únicamente como un problema personal es como la historia de los tres ciegos :

Tres ciegos (en algunas historias dicen que son 6, da igual) se acercan a un elefante y deben tratar de describir qué están tocando.
El que le toca la trompa, afirma que es una fuerte serpiente.
El que le toca la oreja, afirma que es un gran abanico.
El que le toca la pata, afirma que es un pilar de algún edificio.

Intentar resolver los problemas de ansiedad pensando que es un problema individual, es no ver el 50% del problema. Y por tanto, será pegarse una y otra vez contra la pared.

La influencia externa es muy fuerte. La actual crisis económica, los problemas laborales, el trabajo precario y luego los problemas familiares y emocionales son los causantes de un estrés prolongado que puede terminar en ansiedad o depresión.
Es cierto, que hay personas que ante situaciones estresantes, son más resistentes que otras. Quizá tengan una filosofía de vida más adecuada, quizá se toman tal situación como algo temporal... hay muchas maneras de adaptarse. Pero no solo cuenta adaptarse a una situación, también hay que adaptar... o modificar, las circunstancias que nos rodean.

Si creéis que los problemas de ansiedad son más cosas vuestras que cosas colectivas, os voy a dejar un par de datos.

  1. Viendo la gente que entra en el blog, observo que los lunes, martes y miércoles  entra el doble de gente que el jueves, viernes y fin de semana. Eso no es casualidad. La percepción de uno cambia según las expectativas que se tenga. El fin de semana, un tiempo de relax y esparcimiento, la intensidad de la ansiedad se reduce.
  2. Desde la aparición de la crisis económica en España en torno a la primavera de 2008, se ha detectado un aumento espectacular del 80% de casos de ansiedad entre la población adulta, provocado por las secuelas personales, emocionales y profesionales del cambio.
Después de leer estos dos ejemplos, ¿aun crees que la ansiedad te la produces tú?

El conocimiento y autoconocimiento es la llave maestra para el problema de la ansiedad y la depresión. ENLACE

Deporte y ansiedad. Todo lo que tienes que saber.

¿Por qué el deporte es bueno para la ansiedad y la depresión?

Pues bien, es cierto que el ejercicio está recomendado para todo el mundo, ya sea un ejercicio sencillo como caminar o ejercicios que requieren de mejor forma física. Lo importante es encontrar los ideales para nosotros.

Cuando hacemos ejercicio, experimentamos dos mejoras que se hacen más notables con la continua práctica del deporte:

1º- La producción de endolfinas. Cuando realizamos ejercicio nuestro cuerpo libera endolfinas, que es como una droga natural que nos produce un bienestar sin efectos secundarios... excepto la posterior relajación. La producción de endolfina es una respuesta de nuestro cuerpo a ciertos motivos evolutivos. Pero eso es ya otro tema.

2º- Ejercitar músculos, nutrir órganos y otras fibras y, oxigenar el cerebro hace que nuestro cuerpo funcione mejor. Libre de las tensiones que acumulamos a lo largo de días y años. Si a eso le sumamos el primer motivo, veremos que en unas 3 semanas de hacer ejercicio regularmente nuestra ansiedad ha desaparecido o reducido bastante.

¿qué ejercicios son los mejores para la ansiedad o depresión?

Los mejores ejercicio son aquellos que estiran y relajan nuestro cuerpo (como el yoga, el pilates y otros similares). También son buenos ejercicios aeróbicos de baja intensidad como caminar o ir en bici suavemente. En todos estos ejercicios puedes poner música que te relaje y te anime.

También son buenos los ejercicios que se juegan con más gente. Tenis, pádel, baloncesto, fútbol, etc... nos ayudan a jugar, a ver otros puntos de vista y salir de nuestro ensimismamiento.

Los ejercicios aeróbicos de alta intensidad como podría ser Spinning o correr fuerte, pueden general síntomas parecidos  la ansiedad: hiperventilación, tensión o sensación de no poder. Estos síntomas están grabados en el subconsciente y puede ser que al principio no nos guste realizar estos ejercicios porque nos recuerda a la ansiedad que queremos evitar. Pero esto depende de cada caso. 

Aprende sobre ti mismo.

El remedio para superar la ansiedad y la depresión es el autoconocimiento. Tomar pastillas no resuelven el problema y buscar actividades de forma impulsiva, solo retrasa el problema. Por supuesto, cuidarse físicamente te va a ayudar (hacer un poco de ejercicio o comer de forma sana) pero lo que de verdad puede hacer que cada vez que tengas ansiedad o depresión lo lleves mejor, es saber el motivo, conocer tu reacciones y tus sentimientos (de hecho ya escribimos una entrada sobre conocerse a sí mismo). Por eso, un pequeño truco es llevar un diario, o aun mejor, un cuadro de análisis.

En una hoja grande, dibujarás una tabla:

En la fila superior escribirás: "qué y cómo me siento", "cuando lo he sentido", "qué creo que me causa esta sensación", "qué hago para sentirme bien"

En la columna de la izquierda escribirás los días de la semana : lunes, martes, miercoles...


Lo que harás será , cada día de la semana que tengas ansiedad o depresión rellenarás en el día que corresponda toda la fila. Cuando acabes la semana, habrás visto qué te produce la ansiedad y que cosas son las más efectivas para hacerte sentir bien.

Evita la ansiedad y depresión: reafirmate en cosas positivas.


Aunque básicamente podríamos decir que hay que ver el vaso medio lleno, reafirmarte en cosas positivas va un poco más lejos. Te cuento:
Practicar la afirmación ayuda a reprogramar nuestros pensamientos centrándonos en los aspectos positivos de nuestra vida. Se trata de repetir frases cortas optimistas y adecuadas a nuestra situación: por ejemplo, "Reúno los requisitos para el trabajo" si tiene una entrevista; o "Me sentiré mejor poco a poco" si te agobian problemas físicos. Puede resultar beneficioso repetir este tipo de frases en voz alta, pero lo más eficaz es repetirlas cuando se está relajado, que es cuando el cerebro se encuentre más receptivo.

Este tipo de ejercicio es parte de una terapia que modifica las reacciones según la valoración de nuestro criterio en vez de comprender las razones de por qué ocurren. Así que los aconsejable es que conforme nos vayamos encontrando mejor profundicemos en nuestro problema para entenderlo y ver si se puede solucionar.

Por ejemplo, un terapeuta puede invitarle a pensar cosas más positivas acerca de la conducta  de las personas: si alguien no le saludo no lo hizo porque le caiga mal, sino porque estaba pensando en otra cosa y no se dio cuenta,... Una vez que capte la idea puede practicarla usted mismo, de modo que aprenderá a reconocer aquellos pensamientos que generan ese malestar; así podrá cambiarlos por pensamientos positivos. Pero tenga en cuenta que el problema puede ser una baja autoestima, que se sienta herido u ofendido u otra cosa. Motivos que debe ir entendiendo para ser más libre.

Comidas relajantes.

Existen ciertos alimentos que nos alteran, no irritan, nos ponen nerviosos siendo un factor que nos impide relajarnos y evitar la ansiedad y la depresión. Pero hay una buena noticia: también hay alimentos relajantes. Alimentos que se toman para "curar" la ansiedad o la depresión.

El aminoácido triptófano tiene un efecto relajante sobre la células cerebrales. Esto se debe a que el tritófano, cuando llega al cerebro, se convierte en serotonina, un mensajero químico que tiene un efecto relajante y calmante. La mayoría de los alimentos proteicos lo contienen. Sin embargo, se absorben mejor si se toman junto con carbohidratos.

Y para tomar alimentos con triptófano no hace falta realizar estrictas dietas, es muy sencillo... algunos buenos ejemplos son: 
  • Leche con galletas.
  • Sándwich de pollo o queso.
  • Bocadillo de carne, atún  otro pescado azul.
  • Pero hay muchos más: lentejas, almendras, semillas de girasol.etc...
Te gustaría ver la entrada que titulamos "LA ANSIEDAD POR LA COMIDA".