Cuando un niño tiene ansiedad.


A veces es fácil darnos cuenta que el niño tiene ansiedad, sobre todo cuando son miedos específicos.

Otras veces esto no es tan fácil, aunque creamos que está claro. Si el niño pide no ir a la escuela porque "le duele la barriga",sabremos que algo allí le produce ansiedad, pero qué? Puede ser miedo a las críticas, miedo a la clase de mates, miedo al niño del curso superior que lo presiona, miedo a la clase de gimnasia, o el desvestirse en público, a no haber hecho los deberes....

Es mas difícil con niños pequeños a los que les cuesta verbalizar lo que les pasa.


Para saber si el niño tiene ansiedad hay que fijarse en varias respuestas que nos pueden señalar que esta nervioso. Fíjese en: si tiene insomnio o duerme mal, llora más de lo normal y no tiene daño físico, conducta conflictiva o más sensible que de costumbre, mal humor o tristeza, si las actividades que siempre le han gustado ahora no le apetecen tanto, si le disgustan los cambios en su rutina, comete errores que no son propios de él y sobre todo vuelve a tener hábitos de una edad más tempranal, hábitos que ya había superado.

Esto no es algo fijo y cada niño es un mundo, al igual que cada padre. Por tanto si un niño cambia un poco (o cualquier otra cosa) no quiere decir que seguramente tenga ansiedad.

Por otra parte superar la ansiedad de forma personal le ayudará a fortalecer el carácter y ganar confianza en si mismo. Que tenga de vez en cuando un percance y padezca un poco es lo normal en la vida, eso lo hará más fuerte para imprevistos destacados del futuro. Importante es que siempre sepa que puede contar con la ayuda de sus padres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario