La acupuntura reduce la ansiedad y depresión.


En Oriente se viene aplicando desde tiempos inmemoriales como medicina preventiva, acompañada de ejercicio (Tai-Chi o Yoga) y de una alimentación equilibrada. También en enfermedades ya manifiestas o avanzadas, actúa como un potente analgésico y sedante; es por ello que se utiliza tanto a niveles físicos como psicológicos, logrando una mejoría significativa en el paciente.

Muchos enfermos consiguen mejorar o curar sus dolencias o sus problemas de ansiedad o depresión.

Según esta técnica, nuestro cuerpo posee un mapa de canales energéticos lleno de puntos, a través de los cuales hay una entrada o salida de la energía vital o "chi". Mediante pequeñas agujas, la acupuntura activa los puntos donde se concentra el mayor grado de esa energía corporal, para obtener la curación de la dolencia. Muchas veces, los puntos a tratar con las agujas coinciden con la zona dolorida, pero la mayor parte de las veces no es así; por ejemplo, a la hora de tratar temas psicosomáticos como la depresión o la ansiedad, se colocan las agujas en la mano y en el antebrazo. El efecto que ejercen las agujas sobre este tipo de dolencias es sorprendente, dejando al paciente en un estado totalmente relajado, lo cual nota desde la primera aplicación. Además, se nota una mejoría general de la salud.


La acupuntura es una opción bastante inteligente, si se tiene en cuenta que el método para curar este tipo de dolencias en la medicina occidental es a través de fármaco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario